La inmigración del gallo Puertorriqueño, un gran malestar para la economía del hombre del campo de la Isla.

0
678

La inmigración del gallo Puertorriqueño, un gran malestar para la economía del hombre del campo de la Isla.

Por: José Batista

Pendiente en las posibilidades de que las jugadas de gallos sean finalmente prohibida en la Isla de Encanto, cientos de criadores de gallos finos de combate están estableciéndose en la República Dominicana, haciendo inversiones en terrenos y propiedades.

La participación de los encastadores puertorriqueños en los torneos que se organizan en la Rep. Dom. , es cada vez mayor, después que fue aprobado en el congreso de los E.E.U.U, la prohibición de las jugadas de gallo en la isla de Puerto Rico.

Las inversiones de los criadores boricuas, son mayor mente en las aéreas próxima a los principales  coliseos del país, y en algunos casos en el área de la ciudad capital.

Otros ya hace muchos tiempos que se han establecido en el país, contando con modernas instalaciones y gallos de línea muy probada.

Todo parece indicar que si se mantiene la prohibición de las Jugadas de gallos en la hermana isla, el gallo puertorriqueño se verá obligado a establecer una inmigración  masiva del gallo Puertorriqueño.

En el último mes han llegado a la Rep. Dom, más de mil gallos y gallina de la hermana isla, la mayoría de ellos con fines de reproducción y muchos galleros y criadores boricua, nos han solicitado la información para ir separando sus pequeños terreno donde poder instalar sus criaderos.

Los traslados de los gallos y gallinas solo lo podrán traer al país, los galleros que cuenten con los recursos necesarios para costar la travesía.

Los galleros pobres de la isla, “Que son las mayoría” tendrán que irse a la clandestinidad, porque la propuesta de colocar casas de apuesta en los espacios que se usaban para efectuar velada gallística no favorece en nada al pequeño criador.

Muchas de las familias puertorriqueña, tenía en las galleras y los criadero su medio de subsistencia, por lo que, la carga para los gobiernos locales será mayor, ya que estos tendrán que aumentar la capacidad de empleo de sus respectivas comunidades.

Estas medidas no solo disminuyen la capacidad de ingreso de los campesinos boricuas, sino que también afecta el turismo de la isla.

En cambio, para los criadores dominicanos es una oportunidad magnífica para mejorar sus líneas y aumentar el mercado de las aves a nivel internacional, sino que además de que aumenta el  flujo turismo.

La pregunta que nos hacemos en la esquina de los galleros es : están las gobernaciones de Puerto Rico, preparada para cumplir las falta de empleo que generan las galleras y clubes gallístico de la Isla?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here